Translate

14 noviembre 2008

Quantum of Solace

Hace apenas unos minutos que he terminado de ver la vigesimo segunda entrega de la saga Bond, de nuestro venerado agente 007 y mi primera impresión no puede ser otra que la de extasis. Pleno disfrute, es tan buena como la primera y a pesar de ser su continuación directa en cuanto a la historia, es muy diferente. El director Marc Forster le ha dado un sello muy personal a esta película y aunque al principio me costó entrar en la dinámica que se nos propone, conforme avanza el metraje te vas sumergiendo en un arriesgado ejercicio de estilo. Quizás se abusa un poco del montaje "alternativo", intercalando en las secuencias de acción escenas ajenas a dicha acción, pero lo que en un primer momento molesta levemente nos acaba dejando escenas antológicas para el recuerdo. A destacar el hecho de que Daniel Craig ha hecho suyo el personaje, sigue siendo tan rudo y directo como en la primera entrega, recibe más palos que una estera pero ahora lo hace sacando partido, es como un nuevo estilo, su recreación es diferente a todas las anteriores y especialmente me gusta su relación con su jefa M. Esta nueva era Bond es deudora de la saga "Bourne" (con una persecución a pie sublime) y eso para mí es algo positivo. Pero es que además tiene los toques clásicos que a todos nos encantan: persecución de coches, tiroteos, explosiones, escena aerea, chicas guapas (y además con papel) y secundarios a la altura. La he visto, por supuesto, en version original y espero disfrutar en breve, con calidad digital, esta buenísima película y es que no he tenido la paciencia suficiente para esperar a verla en pantalla grande, pero en cuanto se estrene lo remediaré. Para finalizar solo deciros... ¡¡¡No os la perdais!!!

No hay comentarios: